Gracias por visitar este espacio dedicado a todos los padres de familia que, como nosotros, han tenido la necesidad de criar a sus bebés e hijos pequeños de una manera segura y cómoda, sin perder el vínculo afectivo, pudiendo realizar sus actividades cotidianas.


Encontramos altamente útil el uso de un rebozo especial que, con diferentes anudados, podemos cargar a un bebé (ó dos) desde recién nacido sin lastimarlo y a la vez protegerlo con la ventaja de mantener las manos libres.

Al paso del tiempo, nos hemos convertido en una empresa familiar enfocada en el diseño, fabricación y promoción del rebozo y algunos otros productos para mamás y bebés.








Cuando nace tu bebé recibes el delicado y placentero privilegio de amarlo, conocerlo y la oportunidad de criarlo entre tus brazos. 
En esos momentos de intimidad te das cuenta que el contacto físico con tu recién nacido les proporciona un ambiente cálido en donde aprenderá a expresarte sus necesidades más próximas; porque después de haber estado sumergido tanto tiempo en el fluido cálido de tu vientre, su piel, que es su primer medio de comunicación con el mundo exterior, quedará expuesta a toda clase de sensaciones nuevas. 
¡Y qué mejor que el contacto con su mamá!

En la naturaleza podemos observar que las crías de los mamíferos requieren de la madre para la supervivencia y la evolución no excluye al ser humano de esta dependencia de alimento, calor cobijo y amor. 
Un recién nacido humano nace fisiológicamente inmaduro y necesita por completo de su mamá durante sus primeros años de vida, de lo contrario no sobreviviría.

Cargar a tus hijos y criarlos con apego es una manera de hacerles saber que estás disponible para ellos y que los lazos que tejieron juntos durante el embarazo no se rompieron en el momento de dar a luz.






...es lo que te dice el llanto de tu bebé cuando necesita sentirse protegido y amado...

Si bien es cierto que debemos educarnos como padres para lograr una buena nutrición intelectual y emocional para nuestros hijos, no debemos olvidar el instinto materno, que en el mundo “civilizado” es frecuentemente suprimido por la inseguridad de las madres y por la poca importancia que le dan a la crianza natural, la que nace del amor. 

El convertirse en mamá no es una labor sencilla, principalmente en mujeres primerizas confundidas entre consejos y advertencias, regularmente bien intencionados, sin embargo en el caso específico de cargar a su bebé son populares falsos mitos como “...deja que llore para que no se acostumbre a los brazos, se le cae la mollera, se le hacen las piernas chuecas...”, etc... y entre la confusión y desesperación ante las necesidades de un bebé en llanto inconsolable, terminan haciendo lo menos indicado; dejar que el bebé llore y al final cargarlo en brazos en una posición poco adecuada.

Lamentablemente son muy comunes algunos tipos de cargadores para bebés como los canguros, sillitas ó mochilas supuestamente "ergonómicas" de materiales rígidos que lastiman los genitales del bebé y obligan a tu columna vertebral y a la de tu bebé a una posición poco favorable.

Una de las mejores maneras para llevar a un bebé durante su fase "en brazos" es con el rebozo  ¡mami cárgame!®, asegurando su sueño tranquilo, con el seno materno al alcance y cerca del corazón.





https://www.facebook.com/mamicargame
¡ Gracias por compartir tus fotos y comentarios!