tus dudas


¿Cuándo puedo comenzar a cargar a mi bebé en el rebozo?
Puedes comenzar desde el día de su nacimiento, ayudando al bebé a superar el trauma de la transición desde el vientre hacia el mundo exterior, extendiendo la sensación de confort que tenía en el útero. Siempre y cuando no tenga contra-indicaciones médicas.
Para salir del hospital se puede acomodar al bebé en el rebozo aprovechando al máximo su fisiología de recién nacido. Ya en casa, en un clima cálido, es muy conveniente usar el rebozo con el torso desnudo y el bebé sólo en pañal para favorecer el contacto piel con piel, disfrutar la lactancia, ayudar al bebé a su regulación térmica y estrechar un lazo emocional duradero.

¿Hasta qué edad puedo cargar a mi bebé en el rebozo?
Depende de muchos factores tales como la edad del bebé, la disponibilidad de los padres, su entorno familiar.   
El tiempo pleno del uso del rebozo abarca desde recién nacido y hasta la etapa en que comience a caminar. Poco a poco irá disminuyendo su demanda de estar en brazos.
Es recomendable cargar un peso de hasta 16-18 Kg por períodos cortos, ya que el peso que se ejerce directamente sobre tu cadera y rodillas pudiera cansarte o lastimarte, no obstante la tela del rebozo soporta bastante bien a un pequeño de 20 kg sobre tu espalda !

¿Cuánto tiempo seguido puedo cargar a mi bebé en el rebozo?
El tiempo es variable en función de la edad del bebé y las necesidades de ambos.
Puedes cargarlo todo el tiempo que quieras, siempre y cuando los dos se sientan a gusto, sin embargo, no es conveniente permanecer más de 2 horas en la misma posición. Tu bebé te hará saber su necesidad de estiramiento, por lo cual debes cambiar la posición ó sacarlo del rebozo.
Se recomienda que empieces con intervalos cortos e ir prolongándolos de manera progresiva mientras se acostumbran  tu bebé y tu a la tela, el peso, las posiciones,etc...

¿Mi bebé va seguro en el rebozo?
Si. El rebozo mami ¡cárgame! anudado correctamente, asegura la posición ideal para cargar a un bebé: rodillas flexionadas, en posición de "ranita" para lograr que la espalda quede ligeramente curva, en forma de "C", de manera que el bebé quede sentado y no colgado sobre sus genitales. La forma de anudado simula la posición de tus brazos al cargar a tu bebé.

¿Cuál es la altura a la que debo cargar a mi bebé?
La altura ideal es sobre el pecho de quien lo carga y que su cabecita  te quede a una distancia donde no te sea difícil besarla.
 Muy arriba será un obstáculo en tu campo de visión; muy abajo corres el riesgo de lastimar a tu bebé y lastimar tu espalda por el esfuerzo lumbar, además de que no es cómodo.

¿Puedo amamantar a mi bebé dentro del rebozo?
Si.  El rebozo es muy útil para amamantar a tu bebé de emergencia cuando no estás en casa. Todos los nudos frontales y laterales te ofrecen la posibilidad. Te sugerimos usar blusas cruzadas o de botones que te faciliten sacar tu seno.
En casa no es necesario, a menos que tengas dificultades con tu recién nacido y la lactancia. Para este caso se aconseja la posición de cuna y el contacto piel con piel; ajustar el rebozo y hacer un refuerzo sobre tu hombro con la banda lateral que hace de hamaca para sostener su cabecita.

¿A partir de que edad puedo cargar a mi bebé en el rebozo sobre mi espalda?
Puedes hacerlo desde pequeño a partir de que sostenga su cabeza por si solo y de preferencia en lugares seguros. Nosotros recomendamos el uso sobre la espalda aproximadamente a partir de los 10 meses, cuando tu bebé ya gatea bien, y haberlo acostumbrado a ser cargado sobre tu cadera. En ciudades grandes y al caminar entre la gente, o en el transporte público, debes estar muy alerta de la posición sobre la espalda, si caminas sola aprovecha los escaparates para reflejarte o a una persona amable que te pueda ayudar a cubrir su cabeza si tu bebé se duerme.

Siento que mi bebé no va cómodo en el rebozo...
Observa a tu bebé y revisa cada uno de los siguientes pasos:

  • Su cabeza debe mantenerse en el eje de su columna vertebral.
  • Dos dedos tuyos deben pasar entre su pecho y su barbilla.
  • Sus rodillas deben estar flexionadas a 90º en forma lateral, las puntas del pie hacia afuera de su centro.
  • El rebozo debe de estar bien ajustado más no apretado.
  • No debe de haber pliegues entre la ropa, el rebozo y el bebé, para evitar cortes de circulación.
  • Proteger las extremidades del bebé del frío y del sol.
Puedes tener presente la palabra CARGAME:
        C erca para besarte.
        A justadito sobre mi cuerpo.
        R eviso tu respiración.
        G iro tu cabeza sólo en el eje de tu columna.
        A la vista.
        M anos y piernas en posición correcta.
        E spalda con soporte.

¿Puedo cargar a mi bebé viendo hacia el frente en el rebozo?
Lo puedes hacer pero NO es recomendable. 
Es una posición en la cual:

  • Lastimas su espalda y genitales.
  • Sus piernas van suspendidas sin ofrecer soporte a su columna vertebral.
  • Aunque tu bebé parezca que va contento, en realidad va sobre-estimulado.
  • Pierde su capacidad de termorregulación por estar con su pecho expuesto.
  • Al portarlo así va recibiendo toda la contaminación ambiental, visual y auditiva posible.
  • Fácilmente salen tu bebé y tu de su centro de gravedad.
  • Si tiene reflujo no puedes acceder fácilmente para atenderlo.
  • Si se duerme no tienes manera de acurrucarlo.
Cuando a tu bebé ya no le gusta ir de cara a tí, ofrécele las posiciones sobre tu cadera y espalda. 

Si tu bebé tiene reflujo gastroesofágico...
Ante todo debes seguir los consejos de tu médico.
Los pediatras recomiendan la posición vertical la mayor parte del día y el rebozo puede ser tu aliado en estas circunstancias, incluso puedes amamantarle en posición vertical.

Si tu bebé tiene displasia de cadera...
Es una situación delicada y debes seguir el tratamiento indicado por tu ortopedista para el caso de tu bebé.
Dependiendo del tratamiento y el arnés prescrito, algunas posiciones son posibles en el rebozo. Sin embargo, la posición inicial que adopta tu bebé al instalarlo en el rebozo, le favorece la maduración de la articulación de la cadera, ayudando a su formación postnatal.

¿Puedo cargar en el rebozo a mi bebé prematuro?
Si. Recomendado por tu médico; siempre y cuando tu bebé cumpla con los requisitos para llevar a cabo el programa canguro y no presente contra indicaciones, cargarlo en el rebozo es la mejor manera de ayudarlo a su maduración post-natal, con el
Método Madre Canguro, ofreciéndole: 

  • Imitar la tranquilidad que tenía tu bebé en el útero de mamá, estando en contacto piel con piel.
  • Optimizar la protección inmunológica.
  • Regular su temperatura.
  • Desarrollar plenamente la lactancia.
  • Favorecer su crecimiento y ganancia de peso.
  • Regular su respiración y ritmo cardíaco.
  • Ayudar activamente y no pasivamente en la recuperación de tu bebé.
  • Fortalecer el vínculo afectivo, aumentar la capacidad de respuesta en la mater-paternidad.
Actualmente se está implementando el M M C en algunos hospitales del país. Pregunta a tu médico.

¿Puedo cargar con rebozo a mi niñ@ pequeñ@?
Si tienes toda la intención, depende de la cooperación que tenga tu pequeñ@ para ser cargado sobre tu espalda, considerando que vive su última etapa de la fase en brazos.
Si tu bebé creció entre tus amorosos brazos y el rebozo, no representa ninguna dificultad. Está acostumbrado a ser manipulado entre tela y abrazos, a dormir en tu cuerpo y despertar seguro y cómodo. Está creciendo y descubriendo otras sensaciones. Las circunstancias en las que lo cargas son diferentes:

  • Durante una larga caminata, sus pequeñas piernas se cansan y te alza los brazos.
  • Se queda dormido en el transporte público, en el consultorio, en la iglesia, cuando llueve, etc...
  • Cuando está enfermo y necesita apapacho.
  • En el aeropuerto, estación de autobuses, o lugares donde hay mucha gente.
Si tu pequeñ@ no fué acostumbrado a la crianza en brazos, es un poco tarde y algo difícil (¡pero no imposible!) de hacerlo debido a sus necesidades de exploración de su entorno. Se puede comenzar alternando posiciones a la cadera y hacer la transición a la espalda enseñando a tu pequeñ@ a sujetarse de ti sin rebozo, con juegos de "a caballito",y posteriormente cubriéndolo con él. 
También puedes aprovechar los momentos en los que te solicita los brazos porque está cansado, explicándole lo bien que se va a sentir dentro del rebozo.
Con el tiempo te sucederá algo muy similar al momento en que dejó la lactancia, se separará poco a poco de su rebozo, hasta el instante que ya no te diga mami cárgame!®







....